lunes, 20 de abril de 2015

Jabón de leche de cabra y aceite de albaricoque (parte 2)

Hay muchas cosas que me encantan hacer, pero encontré en el jabón una magia que a diferencia de otras actividades me alucina.
El solo hecho de pensar en su fórmula, en las materias primas que van a formar parte de él, los aditivos y la forma que va a tener me transmite una energía que contagia y  predispone a olvidarme de la cotidianeidad y los problemas del trabajo. Eso sí, tengo que contar con el tiempo para disfrutarlo 100%.
Este jabón es un ejemplo de lo que cuento.
Desde sus comienzos es diferente a otros. El aceite que se utilizó es un oleato que hice con las semillas del albaricoque (hay un tutorial que lo explica).
Está elaborado con:leche de cabra,  oleato de semilla de albaricoque en aceite de oliva, aceite de coco, manteca de karité, aceite de palma, aceite de girasol, arcilla blanca (caolín), y en SE aceite de ricino. No tiene AAEE, quería probar la esencia de gardenia que compré y la verdad quedó muy rico aroma, tenía un poco de miedo porque no soy de usar esencias (confieso que soy una defensora de los aceites esenciales, pero bueno... estoy pensando que las esencias son también una opción y no por eso van a perder su calidad).
Concentración 28% y SE 8%.


La parte de arriba se diferencia por contener caolín.
Ahora a esperar a que cure.
Espero que les guste. 

7 comentarios:

  1. El color es delicadísimo...me imagino el aroma y ya quiero uno!!!! Intercambio urgente!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuando quieras Mariana!!! soy materia dispuesta! ;)

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar